La Comisión Europea (CE) impuso a la compañía estadounidense Google, una multa de 4.343 millones de euros (5.078 millones de dólares) por haber realizado prácticas inapropiadas con su sistema operativo para teléfonos móviles Android, con el objetivo de reforzar el dominio de su buscador.

En un comunicado, la CE expresó “Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android y operadores de redes móviles para consolidar su posición de dominio en las búsquedas en internet”. Hasta hoy, esta sanción monetaria es una de las más altas impuesta a una empresa especializada en tecnología e información.

Esta multa se suma a la impuesta en el año 2017 por un valor de 2.424 millones de euros, al buscador más importante del mundo por abuso de dominio al favorecer a su servicio de comparación de compras en su motor de búsqueda.

El gigante californiano con sede en Mountain View (oeste de Estados Unidos) notificó a través de su cuenta en Twitter que recurrirá la decisión de la Comisión Europea (CE) de imponerle esta multa.