la Serranía del Chiribiquete fue declarado Parque Nacional en el año 1989 gracias a que el arqueólogo Carlos Castaño viera estos imponentes tepuyes desde una avioneta. Este parque tiene una extensión de 2.7 millones de hectáreas que comprenden los departamentos de Guaviare, Caquetá y cinco municipios amazónicos.

El Chiribiquete conserva una de las principales diversidades biológicas del planeta y lugares sagrados para la población indígena, además es la muestra de arte rupestre más grande del mundo ya que tiene 50 paneles de 7 metros de alto en la que hay aproximadamente 70.000 pinturas desde las épocas de la evolución, esto hace que este lugar no solo sea importante por su valor natural sino también por sus valores culturales.

Este tesoro natural es uno de los 30 sitios naturales y culturales que aspiraban ingresar a la prestigiosa lista de la Unesco como patrimonio de la Humanidad. Por esta razón, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, celebró la declaratoria del Parque Natural del Chiribiquete como Patrimonio de Humanidad advirtiendo que la zona será ampliada en 1.5 millones de hectáreas.

Por otra parte, la Unesco ya incluyó en su lista la ciudad califal de 
Medina Azahara, la Catedral de Naumburgo, en Alemania, como "testimonio excepcional del arte y la arquitectura de la Edad Media", y el sitio Pimachiowin Aki o "la tierra que da la vida", en la lengua de los anishinaabeg, en Canadá. 

La delegación de verificación de la ONU en Colombia realizó un llamado a los organismos estatales y fuerzas políticas, para que en el menor tiempo posible y con urgencia, se remuevan los obstáculos que no permiten avanzar con los compromisos de la Justicia especial de Paz.

“Las víctimas siguen esperando que se realicen las primeras audiencias y comparecencias de quienes se vieron involucrados en graves violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario”, dice el comunicado publicado por el organismo internacional.

Este aviso se hace después de que se cumplieran tres meses desde que las Cortes Constitucional y Suprema de Justicia aprobaran la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Según la misión “la JEP sigue sin las normas de procedimientos requeridas para dar mayor seguridad jurídica a las decisiones de sus magistrados y magistradas”.

Meses atrás, la ONU menciono que los representantes del Consejo de Seguridad del organismo recibieron gratamente la implementación de la JEP, así como de la Unidad para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y manifestaron su esperanza de que este proceso continúe en pie.