fbpx
Estilo de Vida

Hijos disciplinados, sin correa ni chancleta

Tomado de unicef.org

Llega un momento en que cada progenitor tiene que plantearse cuál es la mejor manera de disciplinar a su hijo. Ya sea que nos enfrentemos a un bebé gritón o a un adolescente furioso, puede resultar difícil controlar nuestro temperamento. A ningún progenitor le gusta verse en ese tipo de situaciones y, desde luego, los gritos y la violencia nunca ayudan.

Por fortuna, hay otros medios más eficaces, y uno de ellos es la disciplina positiva. Hemos hablado con Lucie Cluver, profesora de trabajo social para los niños y las familias en la Universidad de Oxford y madre de dos niños pequeños, a fin de explorar cómo este método puede contribuir a que los progenitores fomenten unas relaciones positivas con sus hijos y les enseñen habilidades como la responsabilidad, la cooperación y la autodisciplina.

No hay niños malos, solo hay mal comportamiento.

¿Por qué emplear la disciplina positiva?

“Los progenitores no quieren gritar ni pegarle a sus hijos. Lo hacemos a veces porque estamos estresados y no vemos otra solución”, dice la profesora Cluver.

Las pruebas son inequívocas: gritar y pegar nunca da buen resultado, y a largo plazo puede empeorar las cosas en lugar de solucionarlas. Pegar y gritarle con frecuencia a un niño puede incluso afectarle adversamente durante toda su vida. El “estrés tóxico” continuo que estas situaciones generan puede derivar en una serie de consecuencias negativas como el abandono escolar, la depresión, el abuso de drogas, el suicidio y enfermedades cardíacas.

“Es como si dijéramos, toma esta medicina; no te va a ayudar y te va a enfermar”, dice la profesora Cluver. “Cuando sabemos que algo no funciona, es un motivo suficiente para buscar un método distinto”.

El enfoque de la disciplina positiva, en lugar de centrarse en el castigo y en lo que no se debe hacer, pone el énfasis en generar una relación saludable con tu hijo y en fijar expectativas referidas al comportamiento. La buena noticia para todos los progenitores es que es un método que funciona. Y así es como puedes comenzar a ponerlo en práctica:

1. Planifica tiempo a solas con tu hijo

Para forjar una buena relación con cualquier persona es importante pasar tiempo a solas con ella; cuanto más si se trata de tu hijo. “Dedícale 20 minutos al día, incluso 5 minutos al día, tal vez aprovechando otras actividades que realizan juntos; por ejemplo, pueden cantar una canción mientras lavan los platos, o conversar mientras tienden la ropa”, dice la profesora Cluver. “Lo que de verdad importa es que te centres en tu hijo. Así que apaga la televisión, apaga el teléfono, ponte a su nivel; solos tu hijo y tú”.

2. Elogia a tu hijo por las cosas que hace bien

Los progenitores a menudo nos centramos en el mal comportamiento de nuestros hijos y les reprendemos. Los niños pueden ver en esto un modo de atraer tu atención, con lo cual, en lugar de poner fin a la mala conducta, hacemos que se perpetúe.

A los niños les encanta que les elogien. Les hace sentirse amados y especiales. “Presta atención a cuando tu hijo hace algo bien y felicítale, aunque solo sea por haber jugado con su hermano/a durante cinco minutos”, recomienda la profesora Cluver. “Esto puede animarle a portarse bien, y hará que sea menos necesaria la disciplina”.

3. Establece expectativas claras

“Es mucho más eficaz decirle a tu hijo qué es lo que quieres que haga exactamente que decirle lo que no debe hacer”, explica la profesora Cluver. “Cuando le pides a un niño que no sea desordenado, o que sea bueno, él no necesariamente entiende lo que tiene que hacer”. Si le das instrucciones concretas como “por favor, recoge todos tus juguetes y ponlos en la caja”, estableces unas expectativas claras y es más probable que el niño haga lo que le pides.

“Pero es importante fijar expectativas realistas. Pedir a tus hijos que permanezcan callados durante un día entero quizás no sea tan factible como pedirles 10 minutos de silencio mientras tú hablas por teléfono”, explica la profesora Cluver. “Tú sabes lo que tu hijo es capaz de hacer. Si le pides lo imposible, no lo conseguirá”.

4. Distrae a tu hijo creativamente

Cuando tu hijo se ponga difícil, una estrategia útil puede ser distraerle con una actividad más positiva. “Cuando distraes la atención del niño hacia otra cosa, por ejemplo, cambiando de tema, iniciando un juego, llevándole a otra habitación o saliendo a dar un paseo, puedes conseguir desviar su energía hacia un comportamiento positivo”.

Elegir el momento oportuno es también fundamental, pues parte de la distracción consiste en darse cuenta cuándo una situación está a punto de ir mal, y actuar. Ser consciente de que tu hijo comienza a ponerse nervioso, irritable o molesto, o de que dos hermanos quieren el mismo juguete, puede ayudar a disipar una posible crisis antes de que estalle.

5. Exponer con calma las consecuencias

Parte de nuestro crecimiento consiste en aprender que lo que hacemos puede traer consecuencias. Explicarle esto a tu hijo es un proceso sencillo que le animará a comportarse bien, a la vez que aprende sobre la responsabilidad.

Dale a tu hijo la oportunidad de hacer lo correcto explicándole las consecuencias que puede tener su mal comportamiento. Por ejemplo, si quieres que tu hijo deje de pintar en las paredes, puedes decirle que si no para, vas a poner fin a su tiempo de juego. De este modo le estás advirtiendo y le estás dando la oportunidad de cambiar su conducta.

Si persiste en su conducta, prosigue con las consecuencias tranquilamente y sin mostrar enojo; “y felicítate si lo consigues, ¡porque no es nada fácil!”, añade la profesora Cluver.

Si deja de pintar garabatos, cólmale de elogios, recomienda la profesora Cluver. “Lo que estás haciendo es crear un ciclo de retroalimentación positiva para tu hijo. Está demostrado que exponer con calma a los niños las consecuencias de sus actos es un método muy eficaz para que aprendan sobre lo que ocurre cuando se portan mal”.

La coherencia es un factor clave de la crianza positiva, y por eso es importante que a los actos sigan las consecuencias. Y también es importante que esas consecuencias sean realistas. “Puedes quitarle el teléfono a un adolescente durante una hora, pero quitárselo durante una semana quizás sea difícil de hacer”.

Pasar tiempo con los niños más pequeños

Pasar tiempo a solas con tu hijo puede ser divertido ¡y es completamente gratis! “Puedes imitar sus expresiones, pueden jugar a dar golpecitos con una cuchara sobre una cacerola, o cantar los dos juntos”, añade la profesora Cluver. “Hay estudios magníficos que demuestran que jugar con tus hijos estimula su desarrollo cerebral”.

Pasar tiempo con los niños de más edad

Al igual que a los niños más pequeños, a los adolescentes les gusta que les elogien y que se piense de ellos que son buenos. Para ello, sigue siendo importante que les dediquemos tiempo. “Les encanta que bailes con ellos por la habitación o que entablen una conversación sobre su cantante favorito”, afirma la profesora Cluver. “Quizás no siempre lo demuestren, pero les gusta mucho. Y es un modo eficaz de fortalecer la relación a su manera”.

Cuando establezcas expectativas, “pídele a tus hijos que ayuden a definir algunas de las reglas”, sugiere la profesora Cluver. “Siéntate con ellos e intenta acordar unas normas sobre lo que está permitido y lo que no está permitido hacer en casa. También pueden ayudar a decidir cuáles serán las consecuencias del comportamiento indebido. Participar en este proceso les ayuda a ver que tú entiendes que se están forjando su propia personalidad independiente”.

Consejos para los progenitores durante la pandemia por COVID-19

La pandemia ha provocado cambios repentinos y drásticos en las vidas de las familias, que afectan de manera directa y especial a los progenitores. A continuación figuran unos consejos que pueden ayudar a los progenitores a sobrellevar este y cualquier otro tiempo estresante:

1. Cálmate

Todos sabemos el estrés que sientes al ver que tu hijo se está comportando mal. En momentos así, recobrar la calma y reflexionar es una táctica sencilla y útil. La profesora Cluver lo llama “darle al botón de pausa”. “Respira profundamente cinco veces, despacio y con atención, y te darás cuenta de que eres capaz de responder con más calma y consideración. Progenitores de todo el mundo aseguran que esa simple pausa es enormemente útil”.

2. Tiempo para ti

Los progenitores se olvidan a menudo de cuidarse a sí mismos, dice la profesora Cluver. “Tómate un tiempo para ti, por ejemplo, mientras los niños duermen, y haz algo con lo que te sientas feliz y en calma. Es muy difícil hacer todas las cosas bien como progenitor si uno no se ha dado a sí mismo un descanso”.

3. Reconoce tu mérito

Es fácil olvidar la fantástica labor que haces a diario como progenitor, y deberías reconocerte el mérito, aconseja la profesora Cluver. “Cada día, mientras te lavas los dientes, por ejemplo, piensa en alguna cosa que hayas hecho realmente bien hoy con tus hijos. Y reconoce que lo has hecho fenomenal”.

“Puede que haya más confinamientos, pero no estás solo en absoluto”, dice la profesora. “En todo el mundo hay millones de progenitores que intentan hacer las cosas bien, y todos fallamos alguna vez. Y entonces lo volvemos a intentar. Superaremos esto juntos”.

Noticias Archivadas

noviembre 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30