Meta

¿Y sobre las causas de las inundaciones?

Después de los estragos por el invierno, sería bueno considerar cómo prevenirlos.

Las intensas lluvias generaron varias emergencias durante el fin de semana en el departamento del Meta. El proceso erosivo en la margen izquierda del río Ariari aguas arriba del puente El Alcaraván, en Granada, avanzó y las aguas se acercaron a pocos metros del acceso al puente.

Aguas abajo, hacia Puerto Lleras, fincas inundadas y pérdida de cultivos de arroz y plátano.

Según el director técnico del Instituto Nacional de Vías, Guillermo Toro, “una vez los niveles del río disminuyan, se iniciarán los trabajos de reconstrucción y conformación del jarillón de protección marginal con material de roca”.

En el kilómetro 68 de la vía al Guaviare, se produce un choque del cauce del río Ariari, con remolinos, contra la variante de acceso al centro poblado Puerto Limón. “Una vez revisada la información suministrada por la empresa consultora del contrato que ejecutó las pantallas de protección hidráulica en el sitio, se pudo determinar que el cambio brusco de las aguas tiene relación con un dragado realizado por parte de la Gobernación del Meta hace unos meses para la creación de un canal alterno. Este canal alterno modificó el cauce del río, cuyos niveles, con la ola invernal, han aumentado y se han extendido hasta chocar contra el talud de la banca de la vía”, explicó Toro.

Allí se coordina con el contrato de monto agotable asignado a la Dirección Territorial Meta del Invías para adelantar trabajos de protección colocando rocas de gran tamaño para evitar daños en la vía nacional.

Según la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de la Gobernación del Meta, la fuerte ola invernal dejó al menos 1.245 familias damnificadas, incluyendo 131 evacuadas, en 42 veredas de El Castillo, Lejanías, El Dorado, Guamal, Cubarral, Granada, Acacías y Villavicencio.

Por ejemplo, en la vereda La Amistad, en Cubarral, el río Ariari tumbó el poste de la red eléctrica lo cual dejó sin energía a los municipios de El Castillo y El Dorado. Además, quedaron fuera de servicios dos antenas de telefonía celular de Claro por falta de energía eléctrica.

Wilson López, director de esa oficina, reportó 24 viviendas averiadas e inundadas más de 1.000 hectáreas con cultivos de yuca, plátano, maíz, cítricos, guayaba, pastos, aves de corral y piscicultura.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea evacuó 16 personas en Guamal.

Por su parte, la Fuerza Aérea informó que 16 personas fueron rescatadas la noche del sábado en un helicóptero Black Hawk que llegó hasta la vereda La Isla, municipio de Guamal, para evacuar 8 niños, 6 adultos y 2 personas de la tercera edad. Eso por desbordamiento del río Guamal que destruyó 10 viviendas.

En jurisdicción de Villavicencio, el río Guayuriba inundó las veredas Concepción Baja, Rionegrito y Vegas del Guayuriba. Se perdieron algunos cultivos y varias familias tuvieron que abandonar sus casas.

REFLEXIÓN

Profesionales de la región, como el agrónomo Gustavo Villamor, analizan que “mientras no manejemos o recuperemos las vegetaciones nativas de las microcuencas, tanto arriba como abajo, y si por el contrario seguimos permitiendo su tala, estás crecientes año tras año van a ser peores. Los arreglos de cemento, hierro, dragados y similares son salidas coyunturales. En la alta montaña ya no hay la esponja de selva que atrape la lluvia, la retenga y dosifique de a poco en agua de escorrentía”.

En las orillas del río Ariari, por ejemplo, es notorio que tumbaron los árboles para sembrar maíz o plátano.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba