Meta

Fuerte golpe a la paz en Uribe

Los excombatientes de las Farc tuvieron que abandonar la hacienda donde desarrollaban un proyecto de ganadería y forrajes.

Los excombatientes de las Farc tuvieron que abandonar el Área de Reincorporación El Diamante, ubicada en la vereda El Vergel del municipio de Uribe, por amenazas de grupos armados ilegales.

El Concejo Político Nacional del partido Farc asegura que “seguiremos apostándole a la paz en otro lugar, firmes en nuestra decisión de construir un país para todos y exigiendo que se cumplan cada uno de los puntos del Acuerdo de Paz”.

Y precisa que “dejamos para beneficio de la comunidad de El Vergel 3 hectáreas de sorgo y 2 de soya con los insumos agrícolas para culminar su ciclo productivo; 60 toneladas de silo de maíz y sorgo para que cada pequeño ganadero de la vereda lo aproveche de manera racional y equitativa; y una huerta con cultivos de lechuga, tomate, habichuela, papa, zanahoria y pepino”.

El alcalde de Uribe, Marcelino Chacón, recibió una carta en la que el representante de Daincoop solicita apoyo “para garantizar la seguridad de los bienes de la cooperativa ubicada en la Hacienda Las Acacias, dada la evacuación de las personas que integraban el área de reincorporación que se encontraba en este predio”.

Los excombatientes habían creado Daincoop con 76 mujeres y 71 hombres para administrar un proyecto de ganadería doble propósito asociado a cultivos forrajeros.

El comunicado del partido Farc explica por qué tuvieron que abandonar El Diamante:
“Desde nuestra llegada al territorio a finales del año 2017 hemos tenido problemas de seguridad y estigmatización; en el 2019, después de dos hechos contra una de nuestras compañeras, se nos implementó un esquema de seguridad colectivo.

Durante la cuarentena la situación de orden público se hizo insostenible. La vida de las personas que habitamos el espacio y los bienes de la cooperativa fueron amenazados con ser despojados. Esta situación nos llevó a tomar la decisión de abandonar el área de reincorporación en coordinación con la Segunda Misión de la ONU, dejando atrás lo hasta hoy construido y pérdidas aproximadas de 800 millones de pesos en adecuaciones.

De nuestra presencia en el territorio quedan hechos que no deben pasarse por alto: la comunidad de la vereda El Vergel ha mejorado sus vías internas, la caseta comunal dejó de ser un sueño, los niños y niñas de la escuela veredal son de los pocos en el municipio en recibir alimentación durante sus jornadas escolares, se generó empleo y oportunidades de trabajo formal por más de un año, se participó activamente y se tuvo incidencia en la construcción del Plan de Desarrollo Municipal 2020 – 2024 en el que la reincorporación y el reconocimiento a la comunidad excombatiente hacen parte integral del plan”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba