Cultura

Homenaje póstumo al Maestro Carlos Rojas en Londres

La revista Songlines, que premia el talento musical de todo el mundo, escogió a Cimarrón como mejor grupo.

La revista Songlines, de Londres, anunció los ganadores 2020 de los premios de música que otorga desde hace 12 años: mejor artista, Bassekou Kouyaté (Mali); mejor grupo, Cimarrón (Colombia); y cinco ganadores más en las categorías geográficas: África, América, Europa, Asia y Fusión.

Los Songlines Music Awards resaltan la maravillosa variedad de talento musical de todo el mundo que aparece en la revista.

El premio al Mejor Grupo para Cimarrón de Colombia está atado a la tristeza por la muerte del fundador del grupo, Carlos Rojas Hernández, quien falleció el 10 de enero de este año por complicaciones cardíacas, a la edad de 65 años.

Había sido entrevistado en Songlines solo cuatro meses antes, cuando había expresado su entusiasmo por la próxima gira británica de Cimarrón con el arpista galés Catrin Finch.

La gira continuó a principios de 2020 como un homenaje a él, con el arpista Duván Rodolfo tomando su lugar y se completó antes del bloqueo por el coronavirus.

El editor de Songlines, Jo Frost, elogió la presentación de Londres como una “celebración” de su vida y concluyó que su “legado parece estar en buenas manos“.

Rojas formó Cimarrón en el año 2000 con la cantante Ana Veydó y el objetivo de dar a conocer el joropo en todo el mundo.

La música de los llanos del río Orinoco, que fluye desde el este de Colombia hacia Venezuela, se caracteriza por un ritmo de baile intenso conducido por el arpa y apoyado por la bandola llanera (una guitarra con forma de pera, de cuatro cuerdas), el cuatro y el bajo acústico.

El grupo ganó una nominación al Grammy en 2004 por su álbum debut Sí, Soy Llanero y siguió con ¡Cimarrón! Música Joropo de las llanuras del Orinoco de Colombia. Ambos álbumes presentaron un estilo tradicional del joropo. Sin embargo, Orinoco, en 2019, fue más audaz y expansivo, acompañando las maracas tradicionales con percusión afrolatina para emular el poder del enérgico baile de zapateo que acompaña la música en las fiestas rústicas. Se dice que es una imitación de caballos galopando y pisoteando.

La banda tomó su nombre de un toro salvaje que deambula libremente por las llanuras del Orinoco. “Es una alegoría de la libertad, y la música refleja ese espíritu rebelde. A veces, la tradición es una prisión para el artista, porque se espera que toques la música de manera predeterminada, pero preferimos encontrar nuestro propio camino en libertad. Ese es el espíritu de Cimarrón”, dijo Carlos Rojas en la entrevista publicada por Songlines en 2019.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba