La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) informó que, cerca de 271.000 personas de 50.680 hogares han sido afectadas por las fuertes lluvias e inundaciones que se han presentado en ese país.

El número de desplazados, puede que aumente a 280.000 en los próximos días puesto que el Departamento Meteorológico de Kenia alertó que las lluvias aumentarían durante estos días, el fuerte invierno ha afectado a 32 de las 47 ciudades del país africano, siendo el poblado de Tana River el más golpeado debido al desbordamiento desde algunas semanas del río Tana.

La Organización de las Naciones Unidad, agrego, que hay lugares que continúan inaccesibles dificultando las labores de rescate, las constantes precipitaciones han dañado cerca de 280 escuelas, algunas de estas edificaciones se encuentran sumergidas en su totalidad.

La Cruz Roja keniana solicitó al Gobierno declarar el desastre natural esto debido a la gravedad de la situación y sobre todo la doble calamidad que sufren algunas comunidades luego de que el año pasado sufrieran la peor temporada de sequía de la historia, además con estas inundaciones existe la posibilidad de desencadenarse o empeorarse brotes de enfermedades como la malaria y el cólera.

El servicio sismológico estadounidense (conocido por sus siglas en inglés USGS) con sede en este país, confirmó que cerca de las 10:41 (UTC) se registó el movimiento telúrico cuyo epicentro fue en la zona montañosa de Hindu Kush, cerca de la frontera con Tayikistán.

Hindu Kush, lugar en donde ocurrió este fenómeno sísmico, es una zona montañosa en donde tiene conectividad con las placas tectónicas de India y Eurasia, produciendo de manera frecuente este fenómeno sísmico, ya que la cordillera permanece geológicamente activa.

Según los últimos registros, el 26 de octubre del 2015, hace exactamente dos años, un sismo de 7,7 grados dejo como resultado más de un centenar de muertos en el país afgano y cerca de 300 personas que perecieron en Pakistán, 2.000 heridos y más de 36.000 casas sufrieron daños, pasado Dos meses fueron sorprendidos con otro fuerte sismo de magnitud 6,2 en la mismo lugar.

Por ahora, no se tiene información sobre daños o víctimas fatales en este hecho.

Carlos Alvarado asumió su cargo como nuevo presidente de Costa Rica luego de ganar las elecciones presidenciales, en segunda vuelta, el pasado 2 de abril.

Hoy martes el nuevo jefe de estado se convierte en el presidente más joven de América Latina, con 38 años de edad ocupará el cargo más importante del país centroamericano.

La posesión se realizó en la Plaza de la Democracia y la Abolición del Ejército de San José y contó con la presencia de mandatarios latinoamericanos como Lenín Moreno de Ecuador, Jimmy Morales de Guatemala, Juan Carlos Varela de Panamá, Salvador Sánchez Cerén de El Salvador, Evo Morales de Bolivia, Danilo Medina de República Dominicana, y la primera ministra de Curazao, Evalayna Wever.

En su primer discurso como mandatario manifiestó su compromiso con el pueblo costarricense, "costarricenses, hoy recibo esta banda con plena consciencia de que es el mayor honor que se puede recibir y de la enorme responsabilidad que tengo con todos ustedes y con nuestra Patria”.

Como dato final, antes de iniciar su campaña hacia la presidencia, Alvarado Quesada estuvo a cargo de dos carteras ministeriales, la de Desarrollo Humano e Inclusión Social y la dependencia de Trabajo y Seguridad Social, entre los años 2014 y 2017.

El presidente estadounidense, Donald Trump anunció el retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán, luego de que varios países intentarán persuadir al mandatario de no renunciar al histórico tratado.

En un mensaje transmitido por televisión desde la Casa Blanca, Trump aclaró que, “Estoy anunciando hoy (martes) que Estados Unidos se retirará del acuerdo nuclear con Irán”. En momentos, firmaré el memorando presidencial que restablece sanciones a Irán”.

Además, según el mandatario, el acuerdo nuclear firmado en 2015 es un “trato horrible y unilateral” que “no ha traído la paz” y “nunca lo hará”, en medio de sus declaraciones también anunció el establecimiento de nuevas sanciones contra la República Islámica.

Reino Unido, Francia, Rusia, China, Alemania, Irán y anteriormente EE. UU firmaron este pacto nuclear con el objetivo de establecer una serie de sanciones contra el gobierno islámico a cambio de su compromiso de no incrementar ni adquirir armas nucleares.