El informe realizado por la Oficina Internacional del Reciclaje, presentado durante la Cumbre Mundial del Reciclaje en Barcelona, estimó que el mundo producirá 53,9 millones de toneladas de desechos electrónicos en el año 2025, si se continua la progresión actual, el crecimiento sera del 3% más por cada año.

El documento señala que, la zona de Asia – Pacífico será el lugar en donde posiblemente se registre un crecimiento acelerado, pasando de 3,6 kilos por habitantes en 2016, a los 5 kilos pronosticados para el año 2025.

La investigación denominada “Estadísticas sobre el crecimiento nacional de residuos electrónicos y el movimiento de chatarra electrónica entre países" fue realizada por un grupo de expertos de la Universidad Harokopia de Atenas, encabezado por la profesora Katia Lasarid.

Con datos reales de aproximadamente 180 países, se conoció que la generación global de chatarra electrónica “ha aumentado más del 30% en menos de una década, también, se predice que, con el crecimiento de la población mundial, la generación de desechos electrónicos per cápita, crecerá cerca del 20% en el mundo, pasando de 5,6 kilos por año, a 6,7 kilos.

Las dos actividades primarias que vierten más contaminantes son la agricultura y la ganadería, así lo dio a conocer una experta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Estas dos actividades esparcen nitrato, fosfato y los pesticidas al agua. La agricultura suma el 70% del consumo de agua de todo el mundo y es responsable del vertido de químicos, materia orgánica, desechos, sedimentos y sales.

Sara Marjani, la experta de la FAO, reveló los resultados de un informe donde se analizó la contribución relativa de los principales sistemas de producción agraria a la contaminación de los recursos hídricos. En otros sectores se encontró que los asentamientos urbanos y la industria son principales fuentes de contaminación.

“La producción ganadera y de cultivos representan un gran porcentaje de los contaminantes que entran en el ambiente”, en comparación con otras actividades como la acuicultura, dijo Marjani.

Ni siquiera somos el 1% de la vida en el planeta y sin embargo hemos arrasado con más de la mitad de las especies. Un estudio encontró el impacto desproporcionado que tenemos los seres humanos sobre la tierra.

El estudio más grande hecho por la revista Proceedings of the National Academy of Scciences concluyó que, los seres humanos somos insignificantes, y sin embargo, una impotente fuerza destructora.  Los 7.6 billones de personas representamos apenas el 0.01% de las cosas vivas y hemos causado la pérdida del 83% de los mamíferos salvajes, el 80% de los animales marinos, el 50% de las plantas, y el 15% de los peces. Mientras que el ganado criado por humanos crece y crece de forma abundante.

Este es el primer estudio que estima el porcentaje que ocupa cada clase de criatura viviente, las plantas ocupan la mayor parte siendo el 82% de toda la materia viva sobre la tierra y todas las demás criaturas desde insectos hasta hongos, peces y animales representan solo el 5% de la biomasa mundial. Que de todo esto se reparte en un 86% de tierra, el 1% en los océanos y el 13% en las bacterias de la superficie terrestre.

La empresa Tetra Pak, conocida fábrica de envasados de alimentos se comprometió para antes de finalizar este año el reemplazo de los pitillos de plástico por otros fabricados en papel en todos sus productos.

Charle Brando, Vicepresidente Ejecutivo de Gestión de Productos y Operaciones Comerciales de Tetra Pak, manifestó a través de una entrevista que “Parece simple, pero producir un sorbete de papel con propiedades que se requieren, tiene desafíos”, además añadió que, “Nuestro grupo de desarrollo trabaja fuertemente para buscar una solución para ofrecer como una buena alternativa de calidad”.

El uso indebido de los productos plástico permite que cierta cantidad de ellos sean arrastrados hacia el mar, siendo eso un punto de acumulación en los océanos. En mayo del 2017, la ONU reveló como dato alarmante que para el año 2050 existirá más plásticos que peces.

Brando resaltó como consecuencia el hecho de que “los pitillos en los envases individuales cumplen una tarea funcional y si no se utiliza de forma correcta, harán parte del problema de los residuos plásticos” por otro lado, la compañía considera que “Nuestros empaques contienen en promedio un 75% de cartón, es por eso que los pitillos de papel serían un paso muy significativo para lograr con nuestro objetivo a largo plazo de ofrecer un portafolio completamente renovable”.