13 hallazgos administrativos, con una incidencia fiscal por más de $376 millones de pesos, la Contraloría General de la Nación, concluyó en un grave desorden en estados financieros al Departamento de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), luego de realizar una auditoría.

De los más graves, se encontró que no se da respuesta a las quejas que interponen los usuarios, pues hay una falta de control, seguimiento y monitoreo a los recursos interpuestos por los contribuyentes. Además, un desorden financiero por concepto de devoluciones de dinero que debe realizar la Dian con los contribuyentes, la depreciación acumulada de equipos de computación, no hay un proceso de registro de los activos intangibles de la entidad, manejo deficiente en la cuentas reportadas de las declaraciones de impuestos de los contribuyentes, desordenes en las liquidaciones generadas por los contribuyentes y montos importantes de dinero que no se sabe de donde provienen e incumplimiento en las políticas de seguridad de la información.

Todo esto hace parte de la lista de los hallazgos encontrados por la Contraloría General de la Nación nada favorables para el Departamento de Impuestos y Aduanas Nacionales.