Meta

Va medio verano y de aquello nada

No aparecen los $29.000 millones que anunció Edesa en diciembre para asegurar la línea de aducción del acueducto de Villavicencio.

En diciembre, el entonces gerente de Edesa, Orlando Guzmán Virgüez, había dicho que tenía 29 mil millones de pesos para terminar las obras del contrato 112 de 2011, es decir, para un nuevo contrato que instale viaductos entre las torres de manera que la línea de aducción del acueducto de Villavicencio quede por encima del río Guatiquía y no sea destruida en cada invierno.

Pero el gerente de la Empresa de Acueducto de Villavicencio, Óscar Parra, reveló que el pasado lunes preguntó cómo iba la contratación de esa obra y la respuesta fue negativa.

“Aparentemente había 29 mil millones de pesos para el trabajo de elevar la línea de aducción y utilizar las torres, pero ayer lamentablemente nos dicen que eso es un tema todavía por resolver, no existe”, dijo Parra en la sesión del Concejo del martes 11 de febrero.

El gerente de la Empresa de Acueducto, Óscar Parra, habló en el Concejo.

Dijo que a través de mesas de trabajo espera conseguir recursos del Departamento y que se debe actualizar el diseño de la línea de aducción aérea.

El contrato 112 de 2011 costó $65.921 millones de pesos, pero esa suma no le alcanzó al contratista (Unión Temporal Bocatoma-PTAP) que el 9 de diciembre de 2015 abandonó los trabajos en todos los frentes de obra. La evaluación que hizo Edesa indicó que el porcentaje de ejecución fue de 87.25%.

Detectó fuga

Durante su prolongada intervención en la sesión del Concejo, Parra reveló también que el 31 de enero un equipo técnico visitó la planta de tratamiento La Esmeralda donde detectó una fuga de 200 litros de agua por segundo.

Todo ese líquido que se estaba perdiendo alcanza para 16.250 usuarios, según el propio gerente de la Empresa de Acueducto.

Y el problema era una compuerta cuya reparación no vale más de 3 millones de pesos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Ir a la barra de herramientas