Meta

¿Cómo puede el agricultor (y no el intermediario) ponerle precio a su cosecha?

Una de las experiencias significativas que presentó Expomalocas dio la respuesta.

Fulvio Moreno, un agricultor de El Castillo, cree que no hay que sentarse a esperar que el Gobierno solucione el problema de la comercialización de sus cosechas, así que obtuvo un crédito bancario con el que construyó una bodega y compró una secadora para poder almacenar su maíz.

Así, ya no tiene afán de entregar su cosecha al intermediario que la paga como le da la gana porque sabe que el agricultor que no tenga posibilidad de secar, perdería su maíz en cuestión de horas. Pero además el intermediario lo llamaba y le explicaba que como en época de cosecha hay mucha oferta, el precio baja.

Don Fulvio, invitado a Expomalocas como experiencia exitosa, contó que guarda su maíz y lo vende en abril cuando la industria lo necesita. Entonces él pone el precio.

Algunas recomendaciones que hizo don Fulvio en su intervención: invertir parte de las ganancias, que los agricultores se organicen para tener su propia maquinaria e infraestructura de almacenamiento y secado, ser serio con los compromisos porque eso abre puertas (las empresas de insumos le conceden plazos más amplios para pagar, por ejemplo) y aplicar buenas prácticas agrícolas para ser muy productivo (él logra 8 toneladas por hectárea con siembra directa).

Es época de cosecha de maíz en el Meta y ya el kilo bajó de 900 a 700 pesos. Precio por debajo del maíz importado.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Ir a la barra de herramientas